La bici es nuestra vía de escape, solemos salir a montar con ella para sentirnos mejor y olvidar por unas horas temas relacionados con el trabajo o las obligaciones diarias. Pero a menudo tenemos grandes cargas de trabajo que nos hacen muy difícil compaginar nuestros entrenamientos semanales. Aquí os dejamos algunos consejos de cómo unir bicicleta y trabajo.

2 sesiones cortas durante la semana y 2 largas el fin de semana

Esta programación es la más habitual entre los que montáis en bici a menudo y queréis aumentar vuestro rendimiento sobre la bici. Durante la semana es difícil encontrar un hueco de más de una hora para montar en bici y entrenar salidas largas. Así que eso lo dejaremos para el fin de semana.

Lo que tenemos que intentar es que no pasen tres días o más entre sesiones y seguro que podemos hacerlo si sacamos un hueco de una hora al menos 2 días entre semana. Lo importante es que ese entrenamiento aunque sea corto sea efectivo.

bicicleta y trabajo

Ejemplo de una sesión corta y efectiva

Para que veas un ejemplo de como se puede entrenar bien en una hora, podemos hacer 20 minutos de calentamiento y a continuación hacer 2 series de 10 repeticiones -30″ a ritmo alto, 30″ a un ritmo suave-, descansando 3 minutos entre serie y serie. Para acabar podemos hacer 15 minutos de rodaje suave a modo de recuperación activa.

El fin de semana para rodar largo

Como hemos dicho podemos aprovechar el fin de semana para hacer dos salidas largas. Por ejemplo una salida larga de 3 horas y media el sábado, y otra de 1 hora y media el domingo. Haciendo dos sesiones cortas entre semana y dos largas el fin de semana podemos acumular entre 7 y 8 horas de entrenamiento a la semana.

¿Pero cómo sacar una hora entre semana?

Desde luego que a veces parece sencillamente imposible sacar ni siquiera un minuto entre la semana, pero vamos a intentarlo que seguro que nuestras piernas nos lo agradecen.

Ir y venir al trabajo en bici, o entrenar durante la hora de la comida

Si tenemos la opción de llegar hasta el trabajo en bici ya es un logro, pero si además podemos aprovechar la pausa de la comida para entrenar entonces ya es perfecto. Teniendo la opción de ducharte en el trabajo, en una hora y media puedes realizar el entrenamiento que te hemos propuesto y aún tendrías tiempo de ducharte y comer la comida que te hayas preparado en casa.

Aprovecha los días largos

Durante los meses en los que tenemos más horas de luz solar al día podemos aprovechar incluso el final del día para entrenar. Como has visto con 53 minutos de entrenamiento dos días en semana, basta.

Gimnasio o rodillo

También podemos hacer algunas de las sesiones bajo techo, por ejemplo en algún gimnasio o con un rodillo en casa. El rodillo es una de las opciones más recomendadas si vamos muy justos de tiempo o queremos entrenar durante las estaciones más lluviosas. Bastará con levantarnos un poco antes o acostarnos un poco después para poder completar nuestro rodaje en casa.

 

Combinar ciclismo y running

06_06