Cuando vamos en ruta, muchas veces los perros sienten una especial atracción por correr tras las bicicletas. Quizás el movimiento haga aflorar atávicos comportamientos de caza, o simplemente despierte su curiosidad. Sea por uno u otro motivo, y aun cuando muchas veces esta persecución esta exenta de agresividad, el juego puede terminar en un desagradable accidente. No es fácil mantener el equilibrio cuando un perro se te mete entre las ruedas.

El problema de verdad se presenta cuando nos topamos con perros sueltos agresivos, y sobre todo cuando nos pasa en mitad del campo. En España es práctica común usar perros como guardianes de fincas privadas. Seguro que todos habéis pedaleado junto a una valla, mientras al otro lado un par de enormes canes ladraban y gruñían como locos. El incidente normalmente queda en una desagradable amenaza, pero al final llega el día en el que un perro consigue hacer un agujero en la malla metálica, o que a fuerza de escarbar se cuela bajo la puerta, y entonces la cosa pasa a mayores.

¿Que hacer si ves un perro suelto por el campo?

Lo mejor es llamar a la Policía Local (en zonas urbanas) o a la Guardia Civil (en zonas rurales). Solo con dar aviso (no es necesario denunciar) se pasan por allí, y si vuelven a encontrar al perro suelto, ponen ellos la denuncia y la multa. No te ayuda en el momento, pero si que puede evitar que otro ciclista tenga el mismo incidente con ese perro en el futuro.

perro-perseguir-bicicleta02 copia

Como comportarse si un perro te ataca

En muchas ocasiones se dice que mantengas la calma, que pongas la bici entre el perro y tu, que le lances con el bidón un chorro de agua al hocico, que te agaches a hacer como que coges una piedra, que los amenaces con un palo… pero estas técnicas no siempre funcion, ni son sencillas de poner en práctica.

  • No demuestres miedo

Esta es la regla número, si ves que un perro viene directamente hacia a ti lo más recomendable es no desviarse y mucho menos huir. Un perro puede correr fácilmente a una velocidad de más de los 15 km/hr. durante varios kilómetros sin cansarse, no le des motivos para perseguirte.

  • Anticípate

Los caninos son más difíciles de anticipar que los carros, pero no todos representan el mismo peligro. La mayoría correrá en paralelo a ti, y eso es una señal de que no te atacará, porque la mayoría de los perros son por lo general mucho ruido y poca acción. La amenaza real son aquellos valientes que van directamente hacia ti y se plantan enfrente sin hacer ruido. Debes estar muy atento y anticipar tus movimientos, sin asustar o enfrentar al canino, desvíate o pasa por un lado, no hagas movimientos bruscos.

  • Protégete a ti mismo

En caso de que el perro no se retirara y te sintieras seriamente amenazado, bájate de la bicicleta y usándola de escudo interponiéndola entre el perro y tú. Sigue las reglas habituales: no lo mires fijamente a los ojos (pero no lo pierdas de vista), mantén la calma hasta que el dueño o la situación se vuelva segura (es decir, el perro se vaya o que llegue la ayuda), y nunca, pero nunca muestres miedo.

  • Hazte el muerto

En el peor de los escenarios, si el perro te empieza a atacar, entonces la mejor defensa será hacerte el muerto. Protege tu cabeza y tus genitales, bloquea por completo el acceso para que no pueda hacerte daño. Trata de no gritar y no te muevas.

Si el perro te ha mordido y presentas lesiones lo más recomendables es:

  • Lavar inmediatamente la herida con agua tibia y jabón.
  • Obtener asistencia médica de inmediato.

Ten en cuenta que este tipo de situaciones pueden ocurrir asíque recuerda que no debes descarguar tu ira en contra de ellos, en ocasiones no tienen muy claro qué es lo que hacen, ni el por qué. Sé previsivo.